De Monterrey a Microsoft

La firmeza de carácter de un pasante sienta las bases para su carrera.

Por: Heather Snyder.-


Diego Garza Rodríguez creció en las afueras de Monterrey, México, fuera de la red; con una mezcla de servicios rurales y urbanos. Caminos pavimentados, no. Electricidad, sí. Agua de la ciudad, no. Wi-Fi, sí.

No había muchos vecinos cerca, así que cuando era niño, Garza se obsesionó con la tecnología. "Debido a ese aislamiento, comencé a aprender sobre computadoras", dijo. YouTube le enseñó los aspectos básicos de la creación de un sitio web y lo ayudó a sentar las bases de su futuro, que incluiría pasantías muy solicitadas con Microsoft y la Universidad Carnegie Mellon.

Sin embargo, no solo estaba resolviendo el aburrimiento. Garza vio problemas en su ciudad, incluyendo el hambre y la pobreza, de cerca, y quería ayudar a solucionarlos con la ingeniería digital.

Mientras estaba en la secundaria, leyó un artículo periodístico sobre un estudiante universitario local que desarrolló una aplicación para ayudar a los ciudadanos de Monterrey a encontrar la ruta más rápida al hospital. El ingenio de esa aplicación activo la imaginación y la compasión de Garza. Sabía que quería desarrollar herramientas similares para ayudar a su comunidad. Sus padres le dijeron que el alumno del que leyó asistió a la mejor escuela de ingeniería de México, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, también conocido como Tec de Monterrey o el ITESM. Garza dijo: "Encontraré la manera de ir allí".

En muchos sentidos, Garza tenía las posibilidades en contra. La educación es baja y el crimen es alto en Monterrey. En México, el 95 por ciento de los estudiantes completan la escuela primaria, pero solo el 71 por ciento ingresa a la escuela secundaria. Solo una cuarta parte de los estudiantes que comienzan la escuela van a la universidad, y solo 1 de cada 10 estudiantes universitarios se gradúan.

Garza tenía conocimiento interno sobre oportunidades de aprendizaje en su ciudad porque sus padres son maestros en Kumon, una franquicia  de tutoría que poseen. Su madre, química / ingeniera de sistemas comenzó el negocio, y su padre, un contador, le siguió. Trajeron a Garza y sus dos hermanos a un tutor de tiempo parcial durante la secundaria y les enseñaron a los niños que "está bien fallar, pero es más importante ser honesto con lo que eres, así que no hay nada que esconder de la gente". Incluso con los recursos disponible para él, Garza sabía que sus metas educativas aún estaban lejos de su alcance y que tendría que perseverar a través del desafío.

"Si estoy en una situación que no es prometedora en ese momento, trato de buscar más para mejorar lo que estoy haciendo, y de esa manera sigo hacia ese objetivo", dijo.

Demostrando pasión

Como estudiante, Garza se enteró de una organización llamada SELIDER que ofrecía 10 becas por año a estudiantes que obtuvieron altas calificaciones y mostraron liderazgo. Eso se convirtió en su sueño: una beca para Tec de Monterrey. "Trabaja para alcanzar tu objetivo, hazlo enorme, y divide la meta en tramos pequeños. . . no pospongas las cosas, sé persistente ", dijo sobre su estrategia. Tomó un papel de liderazgo en su grupo de la iglesia católica, donde desarrolló las habilidades para escuchar a las personas y consolidar los esfuerzos para resolver problemas.

También comenzó su propio equipo de robótica, que después evolucionó a un club de robótica co-fundado por él. "Si realmente te apasiona el desarrollo de software y robótica, debes demostrártelo a ti mismo, no a otra persona", dijo. Todo el tiempo se recordó a sí mismo: "No te centres en obtener una buena calificación; enfócate en el conocimiento ".

Cuando llegó su momento, Garza se sometió a meses de pruebas de elegibilidad de SELIDER, que midieron todo, desde la capacidad intelectual hasta la disposición psicológica. Él consiguió la beca. Y entró a la universidad de sus sueños.

Christian Mancha, amigo de Garza en el Tec de Monterrey, hizo una pasantía en Microsoft en 2015. Al final de la pasantía, Mancha fue invitado a recomendar a alguien para una futura pasantía, y tenía una persona en primer lugar de su lista: Garza.

Garza estaba en un avión con destino a China en ese momento para una competencia internacional de robótica, un puesto que obtuvo al ganar una competencia nacional de robótica. Tenía muy poco tiempo para reunir su curriculum vitae (CV). Pasó momentos frenéticos entre los vuelos preparándose y enviando su CV, y obtuvo la pasantía. Hizo una internado durante el verano de 2016 y lo amó tanto que aprovechó la oportunidad nuevamente el verano pasado.

Yendo por ello

En el equipo de Office 365, Garza apoyó al equipo de autenticación de servicio que trabajaba en la interfaz entre los módulos de hardware y los centros de datos.

"Dentro de Microsoft, encontré un entorno donde todos intentan contribuir no porque sea un trabajo, sino porque es una forma de ayudar a lograr más cosas", dijo. "Las personas más inteligentes del mundo están tratando de resolver un problema, haciendo que la tecnología sea más fácil para las personas de la manera más segura".

 "Si estoy en una situación que no es prometedora en ese momento, trato de buscar más para mejorar lo que estoy haciendo, y de esa manera sigo hacia ese objetivo".

Garza dijo que experimentó una sensación de simpatía en su pasantía. "Me alentaron a seguir mis ideas. Cuando tuve la idea de que quería desarrollar algo, lo apoyaron. ¡Ve por ello! ¡Prueba cosas nuevas! Prueba diferentes enfoques y ve cuál funciona mejor para el usuario ". Esta actitud de tira y falla es exactamente la forma en que Garza aborda su trabajo. "Si fallo por algo, trato de aprender de ese error".

Garza ahora pasa un semestre en la Universidad Carnegie Mellon, donde estudia informática e ingeniería. Dijo que a largo plazo le encantaría estar de vuelta en Microsoft en Redmond para continuar la camaradería y la colaboración que experimentó.

El reciente huracán y terremoto en México hace que Garza piense en dónde comenzó todo esto: una aplicación para ayudar a la gente de su comunidad. Quiere usar su investigación para desarrollar una empresa de robótica, específicamente robots autónomos diseñados para búsqueda y rescate. "Muchos desastres, mucha gente ha muerto allí, y toda la humanidad está ayudando. Eso continúa alentándome a intentar desarrollar una aplicación de robótica que pueda enviar robots para ayudar ".

Las grandes empresas como esta a menudo suenan difíciles, pero la persistencia da sus frutos, dijo Garza. "Al mirar empresas como Microsoft, a veces la gente dice 'Eso es solo un sueño'. Pero eso no es cierto. Todos somos capaces de resolver estos problemas y aprender cómo usamos la tecnología ".

Fuente: Monterrey To Microsoft

Traducción: Mariana Rangel 

1 thought on “De Monterrey a Microsoft

  • Extraordinaria historia de superación. Demuestra lo importante que es enseñar a los jóvenes a descubrir y desarrollar sus habilidades. El carácter del joven se fortalecerá usándolas para salir adelante y ayudar a otras personas. Ésta es la clase de educación que necesitan los jóvenes ahora. Ésta son las experiencias que el joven necesita. Felicidades y mucho éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *