Don Eugenio Garza Sada líder que dejó un legado

“Reconocer el mérito de los demás… y señalarlo de manera espontánea, pronta y pública, es la característica del verdadero líder”

Monterrey.- Fue un 17 de septiembre de 1973 cuando un gran líder regiomontano y empresario Don Eugenio Garza Sada perdió la vida en un intento de secuestro y fue asesinado en el cruce de las calles Villagrán y Luis Quintanar de la colonia Bella Vista en el municipio de Monterrey.

Para recordar la vida y obra de Eugenio Garza Sada, fundador del Instituto Tecnológico de Estudio Superiores de Monterrey, el viernes 9 de Septiembre fue inaugurado un memorial en la esquina de las calles antes mencionadas.

“Don Eugenio fue admirado por su trabajo inspirador y por la creación de miles de empleos. Siempre creyó que lo importante era repartir trabajo, no riquezas, porque solo el primero eleva el nivel de vida de manera permanente”, dijo José Antonio Fernández Carbajal, Presidente del Consejo de Administración de FEMSA.

“Construyó empresas e instituciones y contribuyó a forjar una cultura de vida reconocida en todo el mundo en la que, como dice otras de las placas, destacan dos conceptos: Trabajo y ahorro: legado que trasciende”, abundó.

El memorial consta de una placa y un camino que conduce hasta un encino recién plantado. A un lado del árbol se colocaron otras dos placas, una con el rostro de Don Eugenio, y en la otra su filosofía de vida, condensada en el Ideario Cuauhtémoc.

 

Por su parte, David Noel Ramírez Padilla, Rector del Tecnológico de Monterrey, destacó las virtudes de Don Eugenio Garza Sada.

“Fue un hombre incansable en el actuar, generoso en el dar y sereno ante la adversidad, así como tenaz ante los retos, humilde y sencillo. Un ciudadano ilustre de sólida formación intelectual y con un profundo sentido humano traducido en un compromiso social, integridad y pasión por servir a los demás”, señaló Ramírez Padilla.

Apodado El Franciscano por su austero estilo de vida y su permanente rechazo a los excesos, Garza Sada se erigió en la década de los 60 y hasta su violenta muerte en un intento de secuestro, en el líder moral indiscutible del empresariado neoleonés.

Don Eugenio es uno de los empresarios más recordados de nuestro país, incluso una de las vialidades principales de Monterrey lleva su nombre, y en parte de su gran legado está en compañías, pero su principal valor era crear una sociedad mejor. Defendió hasta su muerte: el respeto, la honestidad, el compromiso, la congruencia, la voluntad, la valentía, la calidad humana, la solidaridad y la participación. 

 

Fuente: Expansión  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *