Premio a la lucha por la calidad educativa en México

Por Nallely López.-


Por su compromiso con la educación en México, Claudio X González Guajardo fue galardonado con el Premio SELIDER en el 30 aniversario de la organización.

El evento dio inició con un mensaje de Javier Prieto, fundador de SELIDER, en el que aclaró que la educación no es el derecho de ir a la escuela sino el derecho a aprender. Tras esto, reconoció la labor de Claudio en ‘Mexicanos Primero’, iniciativa que busca implementar una reforma que mejore la calidad educativa del país.

Para Claudio, sus dos principales retos se centran en proveer a la sociedad mexicana una mejor educación y la creación de un país de leyes.

El también cofundador de Bécalos mencionó que la sociedad se tiene que indignar ante las situaciones de baja educación en el país y que es necesario tomar acción y movimiento para su transformación.

En México, el promedio nacional de años de escolaridad es de 9.1 años, lo que significa que la población mexicana termina su preparación educativa en la secundaria. A su vez dijo que la desigualdad social será mayor  mientras haya menor y mala educación básica.

“Muchas de las carreras son prepas para grandotes”, dijo sobre la falta de preparación de los universitarios mexicanos.

 

En el caso específico de Nuevo León mostró estadísticas que demuestran que a pesar de la ventaja socioeconómica que tiene frente a otros estados, el sistema educativo del estado no funciona.

“En Nuevo León, 4 de cada 10 niños de no alcanzan los conocimiento básicos en mate. Para secundaria ya son 6 de cada 10 (…)”, mencionó sobre los resultados arrojados de la prueba Planea, el equivalente a la prueba PISA en México.

Son 4 puntos en los que se centra la reforma educativa, dijo Claudio, donde el primero de ellos es recuperar la rectoría de la educación que se perdió con la burocracia y las cúpulas sindicales.

“La educación en México no es pública es burocrático sindicalizada (…). En México confundimos público con gobierno y cometemos un error porque cualquier gobierno que es dueño de algo lo arruina”.

El segundo punto es sobre la profesionalización del docente que se da mediante el concurso de plazas, en donde los mejores calificados enseñarán a las próximas generaciones. El tercero se relaciona con el gasto transparente, en México se destinan 900 mil millones de pesos al ámbito educativo pero su administración no ha rendido frutos.

 

“Si no hay cliente exigente hay pésimo proveedor (…). Falta ciudadanía en México, tenemos muchos habitantes pero pocos ciudadanos”, mencionó sobre la autonomía escolar y la participación social, último punto de la reforma.

Es de vital importancia la implementación de la reforma desde la primera infancia ya que es ahí donde los niños inician su formación académica, así como la construcción de su carácter y ciudadanía.

Para finalizar invitó a los jóvenes a vivir vidas que trasciendan, y a invertir en la educación porque “no arriesgar es lo más arriesgado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *